El juicio televisado entre Johnny Depp y la actriz ha desencadenado un frenesí misógino propio del momento reaccionario que vivimos.